¿Qué os trajo hasta Peregrina 25?
Aunque ya teníamos un local estabilizado en Pontevedra, el mercado y nuestros clientes nos exigían unas nuevas necesidades, entre ellas, mayor disponibilidad y flexibilidad, tanto en lo referente al tiempo como al ámbito geográfico. Por eso decidimos dar el paso de cambiar nuestra estructura y mejorar el servicio al cliente.

¿Cómo valoráis vuestra experiencia en P25?
De entrada teníamos reservas hacia esta nueva forma de trabajo y al entorno que pudiésemos encontrar con el resto de coworkers. Sin embargo, nos ha sorprendido gratamente. Nuestras expectativas se han visto ampliamente superadas. Nos hemos encontrado un ambiente de trabajo en el que nuestros compañeros están centrados en sus propias empresas, las sinergias surgen de manera natural y el ambiente es muy bueno.

¿Contadnos algo de vuestra empresa?
Nos dedicamos a la fotografía profesional y en el año 2011 creamos el proyecto Outraluz, especializado en fotografía de bodas, familia/niños y empresa. Desde entonces no hemos parado de crecer y ahora mismo tenemos sede en Pontevedra, Vigo y Santiago, en parte gracias a la gran respuesta de nuestros clientes respecto a esta nueva estructura.