He estudiado Ingeniería Técnica Informática y desde 2014 trabajo como programador freelance. Además, llevo la parte técnica y de negocio online de Altoarredo, la empresa familiar. Antes trabajaba desde casa, pero desde hace dos meses me he mudado a Peregrina 25.

– Cuéntanos un dato curioso de tu empresa:
La curiosidad mató al gato.

– ¿Qué es lo que más te gusta de trabajar en un coworking?
Lo primero, la comodidad de no tener que preocuparse por nada más que tu trabajo. Cualquier autónomo o pequeño empresario sufre el incoveniente de tener que estar pendiente de todo. Poder compartir oficina, además del ahorro que supone, alivia parte del problema. También me gusta mucho la flexibilidad que aporta. Tengo acceso las 24 horas los 7 días de la semana.
Además, compartir espacio con coworkers de otros ámbitos profesionales favorece la creatividad y las ideas. Tu red de contactos no para de crecer.

– Dinos algo que hayas aprendido de otro miembro de Peregrina 25.
He aprendido a crear una rutina laboral. Cuando trabajas en casa hay demasiadas distracciones que afectan a tu productividad. En Peregrina 25 tengo compañeros que saben organizarse bastante mejor que yo.

– ¿Qué es lo que más te gusta de Pontevedra?
¿Qué puede no gustarte? Aunque siempre hay algún inconveniente, Pontevedra es el ejemplo de ciudad con calidad de vida. La veo como la ciudad perfecta donde vivir y un sitio con grandes oportunidades para emprender. Evidentemente, en cualquier negocio que no necesite coche.

– ¿Cuál es tu canción favorita?
Hay muchas canciones que podrían ser mi favorita, pero últimamente tengo especial cariño por “Weird Fishes/Arpeggi” de Radiohead.